La Central de Abastos de Villavicencio Propiedad Horizontal (CAV-PH), se ha convertido en el segundo hogar de los comerciantes que hace 18 años llegaron a esta, provenientes de las plazas de mercado de los barrios San Isidro, Siete de Agosto y sectores aledaños en una apuesta para solucionar los problemas de ocupación del espacio público en la capital del Meta.

En la CAV-PH, se genera una dinámica comercial que inicia a partir de la 1:00 a.m., con el descargue de los productos que llegan de diferentes sectores de nuestro país, siguiendo con la comercialización y abasto a los diferentes fruver, tiendas, supermercados y hogares llaneros, esta jornada culmina a las 3:00 p.m.. Hoy se cuenta con 620 comerciantes, que se distribuyen en los cuatro Bloques: Bloque A: frutas y verduras; Bloque B: mayoristas de papa, plátano, yuca y cebolla; Bloque C: víveres y abarrotes y Bloque D: cárnicos, cafeterías y mercados campesinos.

Desde el 12 de marzo de 2020, José Joaquín Díaz Herrera, contador público egresado de la Universidad La Gran Colombia, se desempeña como administrador General de la CAV-PH., quien viene desarrollando diversas actividades para fortalecer el trabajo de los comerciantes en lo referente a las áreas administrativa y operativa de la Central mayorista.

“Mi llegada a la Central, coincidió con la declaratoria del Aislamiento Preventivo Obligatorio decretado inicialmente en el Meta y luego en Colombia, a causa de la pandemia del virus Covid-19, en un momento crucial para el mundo. En medio de la incertidumbre nos enfrentamos a un sin número de circunstancias ante las que cumplimos los protocolos de bioseguridad de acuerdo con las exigencias de las autoridades de salud. Como todos, respondimos a prueba y error, pero siempre con el objetivo de mantener abierta nuestra Central, objetivo que se ha cumplido hasta la fecha. Es así que no hemos cerrado un solo día y continuamos cumpliendo con los protocolos de bioseguridad, exigiendo el uso permanente de tapabocas; realizando la toma de temperatura al ingreso de la copropiedad; disponiendo de puntos de lavado de manos; verificando el distanciamiento social y disponiendo de una piscina de desinfección vehicular”, así lo indicó el Administrador.

La Pandemia obligó a que la CAV-PH, mejorara a nivel de sus procesos internos, para garantizar el aforo y la seguridad, tanto de los comerciantes como de los visitantes.

“A la fecha contamos con un sistema de monitoreo que se administra con el apoyo de la empresa Seguridad Mosgal Ltda., quienes verifican el día a día registrado en las 52 cámaras de vigilancia, entre fijas y PTZ´s, dicha empresa tambien presta el apoyo con personal debidamente capacitado y armado que trabaja en articulación con los funcionarios de la Central. Como parte de nuestra estrategia de seguridad contamos con el apoyo permanente de la Policía Metropolitana de Villavicencio, lo cual permite que los visitantes puedan realizar sus compras con total seguridad”, así lo manifestó Díaz Herrera.

“Finalmente, ratifico lo dicho permanentemente: vengan a la Central de Abastos de Villavicencio, a comprar sus productos básicos de la canasta familiar donde los encuentran todos los días frescos, de la mejor calidad y a los precios más económicos del mercado. Ya que en la Central de Abastos no damos puntos, pero damos calidad, buen servicio y hasta ñapa”, José Joaquín Díaz Herrera.

Related Posts

La Central de Abastos de Villavicencio esta comprometida con la transparencia de los servicios que ...
Precios Central de Abastos
junio 10, 2021
La Central de Abastos de Villavicencio esta comprometida con la transparencia de los servicios que ...
Precios Central de Abastos
junio 9, 2021
La Central de Abastos de Villavicencio esta comprometida con la transparencia de los servicios que ...
Precios Central de Abastos
junio 8, 2021
Ir a la barra de herramientas